Visita al Museo Maranello Rosso de San Marino, Visita a la Fabrica Ferrari,
      y a los Departamentos Ferrari Classiche y Corse Clienti

       (29 de Junio al 2 de Julio de 2011)


      El viaje a Italia que el Club organiza cada año para la visita a la Fabrica Ferrari, se realizaba en esta ocasión en verano, para poder aprovechar los días más largos de esta época del año, que permiten estirar un poco más el programa del viaje.

      El evento se inició el miércoles 29 con la llegada de los participantes al Hotel Maranello Palace, un establecimiento que destaca por su excelente ubicación en una zona muy tranquila de Maranello, y a la vez muy próxima al centro neurálgico ferrarista de la población. A última hora de la noche salimos en grupo hacia Modena, para celebrar la cena que daría inicio al evento, en el Ristorante La Bruschetta, ubicado en la Via Giardini, un establecimiento familiar que el Club ya ha visitado en otras ocasiones.

      Finalizada la cena, nos volvimos hasta el Hotel para poder reponer fuerzas después de una jornada intensa, en la que la mayoría habían pasado muchas horas de viaje.

    Cliquear en las fotos pequeñas, para verlas ampliadas


    Cliquear en las fotos pequeñas, para verlas ampliadas

      Al día siguiente, y una vez desayunado en el Hotel, nos desplazamos en grupo en dirección a la Republica de San Marino, para visitar el Museo Maranello Rosso, un lugar donde disfrutaríamos de dos excelentes colecciones de vehículos clásicos, todos pertenecientes a la Scuderia Campodoglio del recientemente desaparecido Fabrizio Violati, una persona entusiasta del mundo Ferrari que reunió a lo largo de su vida un total de 25 ejemplares del Cavallino, y que a modo de resumen, explican la historia Ferrari de 1947 a 1987. Piezas muy valiosas como algunos Ferrari de la primera década de la marca, destacan por su magnífico aspecto y por estar todos operativos,... Un Ferrari 195S Vignale abre la muestra, para seguir con un 250MM Pininfarina y dos 250GT, uno LWB y otro SWB o paso corto, y así hasta llegar a un precioso 250GT Tour de France o un 250GTO. En la muestra también pudimos admirar un 250GT California que perteneció a Marilyn Monroe, cuya carrocería destaca por su exclusividad al ser creada según los gustos de la mítica estrella de Hollywood. Un 275P y un 365P2/3, este último, único ejemplar en el mundo, nos dieron la bienvenida en la parte final de la visita al Museo, donde se encontraban también un precioso 365GTB/4 Daytona Competizione, un 512BBLM “Ferrarelle” de 1984 y un Ferrari F40, junto a un Ferrari Dino 166 Tasmania de F2 y un 312T3 F1 de Gilles Villeneuve....

    Cliquear en las fotos pequeñas, para verlas ampliadas


    Cliquear en las fotos pequeñas, para verlas ampliadas

      Una vez finalizada esta visita, nos desplazamos a la planta inferior del Museo, donde visitamos las colección privada de Abarth más grande del mundo, con 40 ejemplares de la mítica marca del Scorpione y que solo se abre a grupos como el nuestro y con cita previa. Después de un pequeño audiovisual, pasamos a la Sala di Arte del Museo, donde se nos sirvió el buffet frio “Mille Miglia” preparado por el Chef con una estrella Michellin, Sartini, rodeados de un impresionante ambiente de competición.

    Cliquear en las fotos pequeñas, para verlas ampliadas


    Cliquear en las fotos pequeñas, para verlas ampliadas

      Finalizada la comida y como complemento al viaje realizado a San Marino, a nuestro regreso a Maranello realizamos una parada en Imola, para visitar el Autodromo Internazionale Enzo e Dino Ferrari di Imola, al que no pudimos acceder a su interior por la coincidencia de la celebración de una prueba de las Le Mans Series, pero si pudimos acceder a la tribuna principal y a algunas zonas del trazado, por encontrarse ubicado en un parque arbolado cuyo acceso es libre.

    Cliquear en las fotos pequeñas, para verlas ampliadas


    Cliquear en las fotos pequeñas, para verlas ampliadas

      Después de esta visita, y una vez de regreso a Maranello, se dispuso de tiempo para realizar algunas primeras compras en los establecimientos de recuerdos, hasta llegar a la hora de la cena, que una vez más tuvo lugar en el Ristorante “La Noce”, situado en un lugar privilegiado en las colinas de Maranello, donde se nos sirvió un menú típico de la Emilia Romagna y donde visitamos la producción artesanal de Aceto Balsamico de los dueños de la finca.

      El viernes y ya durante el desayuno en el Hotel, los nervios en la mayoría de los socios se hacía patente, puesto que la jornada que justo se iniciaba prometía ser de lo más interesante. El día comenzó con la visita a la Galleria Ferrari, rebautizada recientemente como “Museo Ferrari” y que como suele ser habitual, despertó el interés de los presentes por las numerosas piezas del Cavallino expuestas, la mayoría propiedad de distintos coleccionistas que las ceden a Ferrari para ser admiradas por todos los ferraristas.

    Cliquear en las fotos pequeñas, para verlas ampliadas


    Cliquear en las fotos pequeñas, para verlas ampliadas

      Después de la visita, nos desplazamos al mítico Taller “Toni Auto”, ubicado en frente mismo de la Fabrica Ferrari, donde admiramos numerosos Ferrari clásicos en fase de “rejuvenecimiento” y varios mecánicos trabajando en la restauración de algunos motores V12. Toni Auto en la actualidad, y gracias a su reconocida fama a nivel internacional, colabora con el Departamento Ferrari Classiche en la restauración de algunos Cavallinos,... como era de esperar, la mayoría de los socios que estuvieron en esta visita quedaron sorprendidos por el trabajo que se realizaba en este taller mecánico...

    Cliquear en las fotos pequeñas, para verlas ampliadas


    Cliquear en las fotos pequeñas, para verlas ampliadas

      Una vez finalizada la visita y de camino al Ristorante “Il Cavallino”, nos pasamos por Shopping Formula 1, una de la primeras tiendas de merchandise Ferrari abiertas en Maranello y cuyo dueño, Luca Fornetti, sigue ofreciendo en su establecimiento un amplio surtido de artículos que destacan sobre todo por su calidad, además de disponer de uno de los fondos editoriales más completos dedicados al mundo del motor.

    Cliquear en las fotos pequeñas, para verlas ampliadas


    Cliquear en las fotos pequeñas, para verlas ampliadas

      Il Cavallino, como no, fue el lugar donde comimos y sería además, el excelente preludio del principal motivo de nuestro viaje, la visita a la Fabrica. Como es habitual, un microbús de Ferrari nos esperaba a la salida del restaurante para llevarnos por el interior de las instalaciones, pero en esta ocasión y gracias a nuestra amistad con el responsable de Marketing de Ferrari, Roberto Casolari, la persona que nos hizo de guía por la Fabrica fue su esposa (nacida en Barcelona), quien nos atendió de un modo magnifico con sus explicaciones en castellano a lo largo de toda la visita. Esta vez, y como novedad, además de las visitas habituales a la Planta Mecánica y a la nueva Cadena de Montaje de los vehículos V8, pudimos acceder a la Cadena de Montaje de Motores, admirando la labor de la cadena de operarios en el montaje de los motores V8 y los otros operarios más experimentados encargados del montaje de los V12, que comienzan y terminan ellos solos cada motor y que luego firman como responsables del trabajo realizado.

      Así mismo pudimos acceder también a la planta superior de la nueva Cadena de Montaje de los vehículos V12, donde en aquel momento salían las últimas unidades de producción de los 599 GTO y los primeros 599 SA Aperta, unos Ferrari realmente bellos por su estética y su exclusividad, de los que solo se construirán 80 unidades. Además del 599 GTB HGTE, pudimos ver de cerca algunas unidades del nuevo y “enorme” FF, un Ferrari singular que es una autentica revolución en la marca. Más tarde y en medio de numerosos comentarios entre los presentes, nos desplazamos al Departamento Ferrari Classiche, donde su responsable, Marco Arrighi, nos dio la bienvenida y nos explicó la labor de certificación que realiza Ferrari de sus clásicos y los trabajos de restauración que en aquel instante estaban realizando en algunos modelos.

      Finalizada la visita, nos desplazamos a la Gestione Sportiva, junto al circuito de Fiorano, para adentrarnos esta vez en el Departamento Corse Clienti, lugar donde se custodian los Ferrari de F1, FXX y 599XX de diversos clientes, que confían en la propia marca el mantenimiento y puesta a punto de sus coches. Allí vimos, no menos de 30 monoplazas de Fórmula 1 de todas las épocas, y numerosos FXX y 599XX, que solo habíamos visto en pista (en nuestro caso), en las Finales Mundiales Ferrari en Valencia, y que en esta ocasión, aunque parados, pudimos admirar de cerca.

      La tarde finalizaba y aunque muchos de nosotros ya habíamos visitado en otras ocasiones la Fabrica, lo cierto es que de nuevo es un placer realizar esta visita, ya que siempre se descubren cosas nuevas y a los que fue su primera ocasión, los veíamos como en otro mundo e intentando poner en orden todo lo visto, mirando de no olvidar nada, ya que como el acceso de cámaras está prohibido, el único modo de recordarlo todo es fijándolo de un modo bien firme en nuestra memoria.

    Cliquear en las fotos pequeñas, para verlas ampliadas


    Cliquear en las fotos pequeñas, para verlas ampliadas

      El Ristorante Montana fue de nuevo el lugar elegido para poner punto y final al viaje, con una excelente cena preparada por Mamma Rosella, que sirvió para intercambiar opiniones y risas, en un ambiente cordial y relajado, que inmortalizamos con una foto de grupo a la entrada del restaurante, como recuerdo de esta fantástica salida a Italia de nuestro Club.


    Texto: Fede García
    Fotos: José Ignacio Campo y Sergi Boneu
    © Copyright 2011 - Ferrari Club España

    Volver al Indice de Eventos


© Copyright - Ferrari Club España - Todos los derechos reservados - All Rights reserved