|  ferrariclubespana.com




      El origen de "Il Cavallino Rampante..."

       


      El "Cavallino Rampante" es el emblema universalmente conocido, asociado siempre a los coches rojos de Maranello, cuyo origen nos relató personalmente el propio Enzo Ferrari:

    Cliquear en la foto para verla ampliada

      "...La historia del Cavallino rampante es simple y fascinante. El caballito estaba pintado en el fuselaje del caza de Francesco Baracca, el heroico aviador caído en Montello, el as de ases de la I Guerra Mundial. Cuando gané en 1923 el primer Circuito del Savio, que se corría en Rávena, conocí al conde Enrico Baracca, padre del héroe; de aquel encuentro nació otro con la madre, la condesa Paolina. Fue ella quien me dijo un día: "Ferrari, ponga sobre sus coches el Cavallino rampante de mi hijo, le traerá fortuna... Conservo todavía la fotografía de Baracca con la dedicatoria de sus progenitores, en la que me confiaban el emblema..." (imagen de arriba).

      El cavallino original estaba pintado en color rojo sobre una nube blanca, pero Ferrari prefirió pintarlo en negro en señal de luto por los aviadores fallecidos en la guerra, y le añadió un fondo amarillo, color local de Modena, su ciudad natal. El caballo de Ferrari fue, desde el principio, diferente al caballo de Baracca. El detalle más importante es que en el caballo de Ferrari, la cola apunta hacia arriba y el de Baracca hacia abajo.


    Primeros diseños del scudetto y del Cavallino Rampante...

      El emblema de la Scuderia Ferrari apareció por primera vez en 1929 en todas las publicaciones, cartas y papeles oficiales de la compañía, pero no en los autos, que pertenecían a Alfa Romeo y llevaban su símbolo, una hoja de trébol verde en un triángulo blanco. El escudo hizo su debut en los vehículos el 9 y 10 de julio de 1932, en las 24 horas de Spa. No pudo haber una mejor ocasión: la carrera fue ganada por el coche pilotado por Taruffi y D'Ippolito, delante de Siena y Brivio. Después de esa victoria, el scudetto estuvo presente en todos los vehículos oficiales de la Scuderia Ferrari en los años 30, hasta el momento en que la escudería se convirtió en el departamento Alfa Corse oficial, dirigida por Enzo Ferrari, pero gestionada por la casa de Milán.


    A mediados de los 60, la estilización del Cavallino fue en progresión, hasta
    llegar a una imagen muy parecida a la actual...

      La primer Ferrari en lucir la marca registrada de "il Cavallino" en su capó, fue el 125 que pilotó Franco Cortese el 11 de mayo de 1947, en el debut en competición de la fabrica de Maranello, en el circuito de Piacenza. Diseñado por el departamento técnico de Ferrari y producido por Ditte Castelli e Gerosa de Milano y Cristiglio de Bologna, permaneció igual hasta 1950. En 1952, Enzo Ferrari decidió retornar al viejo escudo de la escudería, modernizado y estilizado, para distinguir a los coches oficiales, de los usados por clientes que corrían con sus propios Ferrari. El nuevo escudo hizo su debut el 16 de Marzo en los deportivos que compitieron en el Gran Premio de Siracusa, cuatro 500 F2 pilotados por Ascari, Taruffi, Farina y Villoresi. Esta fue otra gran victoria, con Ascari, Taruffi y Farina ocupando los tres primeros puestos. Ese mismo año, Ascari ganó el Campeonato Mundial de Pilotos, el primero de los 25 títulos de Ferrari, pilotando un 500 F2. Desde entonces el símbolo ha estado presente, salvo contadas excepciones, sin ningún tipo de cambios, en todos los deportivos Ferrari que han participado en todas las carreras.





        Diseño original, del dibujo para producir
        de forma standard, el Cavallino como emblema
        de la marca Ferrari...




                Distintos Cavallinos, de distintas décadas...


      El Cavallino apareció en la parrilla del radiador por primera vez en 1959. Producido por la compañía Cerrato de Turín para los deportivos con carrocerías diseñadas por Pininfarina, era cortado de placas de 3 mm de grosor , pantográfiado y cromado. Permaneció sin cambios hasta 1962, y también había una versión especial, hecha totalmente a mano, que fue usada en unos pocos coches exclusivos destinados a exhibiciones y ferias. Entre 1962 y 1963 fue producido en relieve, pero no tuvo éxito y fue usado sólo un año, ya que fue considerado estética y proporcionalmente desapropiado. La siguiente versión fue creada, con el mismo estilo de la primera, hecha en aluminio pulido; fue introducido en 1964 y reutilizado en 1984 en los modelos Mondial, 328 GTB y GTS, mientras que una versión idéntica anodizada en negro adornó el primer Testarossa y 348.

                     
      Estos son los diseños del Cavallino en la actualidad, el cuadrado como logotipo de los modelos de calle producidos por Ferrari y el Scudetto para los modelos de Competición y Formula-1 creados en la Gestione Sportiva, con las siglas "S F" (Scuderia Ferrari) en su interior, aunque a partir de 1999 lo empezaron a lucir, bajo pedido, en los costados todos los Ferrari de calle.


      Otra versión en relieve fue propuesta en 1963, pero esta también encontró muy poco entusiasmo. Era considerada superflua porque la versión plana era utilizada regularmente. Sin embargo, el proyecto siguió adelante, para que pudiera ser usado en la parte trasera si fuera necesario, como en el Mondial en 1988-89. Así fue como el Cavallino Rampante, destinado a identificar los espectaculares deportivos de Maranello, fue creado casi sin querer. Continuó prácticamente sin cambios durante 30 años, adornando la parte trasera de casi todos los modelos de Ferrari, con sólo pequeñas variaciones en el tamaño y el color. En 1982 apareció también en el frente, reemplazando a la versión plana. Desde 1992 ha estado presente en toda la gama Ferrari, tanto en la parte delantera como en la trasera.

         
    Este Cavallino, es el que podemos ver actualmente en la trasera de cualquiera
    de los vehículos fabricados por Ferrari...

      Desde 1953 hasta 1961 un símbolo que combinaba las iniciales de Ferrari y Farina en el alfabeto naval, fue usado para identificar a los coches diseñados por Pininfarina. El rombo rojo sobre un rectángulo blanco (la letra F en el alfabeto naval), fue reemplazado por un rectángulo blanco sobre uno azul (letra P) cuando el diseñador cambió su apellido a Pininfarina. Este símbolo fue abandonado en 1964, salvo para los modelos 2+2, como la 456 GT.

      El símbolo actual, el caballo negro de Barraca sobre un fondo amarillo, tanto en su versión para la producción industrial como en la de las actividades técnicas y deportivas, son utilizados en todas las producciones gráficas de la compaña, para proyectos y dibujos, todo el merchandise de Ferrari, para identificar a los Clubs Ferrari y cualquier otra cosa que tenga que ver con la marca de Maranello.


    Texto: Fede García
    Fotografías originales pertenecientes a Ferrari
    © Copyright 2000-2012 - Ferrari Club España


    Volver al Indice de Historia


© Copyright - Ferrari Club España - Todos los derechos reservados - All Rights reserved